Muchos piensan que cuanto ven en museos o edificios antiguos forma parte de una  historia perdida, y que aquí y ahora no hay más remedio que utilizar lo que manda el consumo masivo con sus excesos industriales sin criterio estético.

Así hasta que se conocen las fabricaciones artesanales de los mosaicos y las baldosas hidráulicas.  Por eso en cuanto nos acercamos a estos elementos y comprendemos que aún hoy podemos disfrutarlos… primero nos asombramos y luego nos introducimos en lo que los seres humanos son capaces de construir con sus propias manos en esta sociedad tan tecnificada.

Armonía y creatividad de larga duración

Y entre las manos del artesano, el más preciado bien del agua cobra una importancia excepcional en la fabricación de mosaicos con los diseños más variados, según las características del ambiente y el propósito. Lo más destacado es la calidez que generan allí donde se instalan, gracias a un procedimiento que confiere la temperatura ideal en todas las estaciones, además de la garantía de su larga duración, asegurando restauraciones para los casos más antiguos, aplicando eficaces procedimientos.

Imagen Ambiente Ref 8

Amplio abanico de propuestas

Son mosaicos y baldosas hidráulicas en un nivel de producción que mantiene la tradición artesanal de tiempos lejanos, creando espléndidas piezas que decorarán nuestras habitaciones y sobre las que descansarán nuestros pies.

Aplicados también en zonas peatonales (como en el Paseo de Gracia de Barcelona, con diseño de Gaudí), es en los hogares donde más destaca la armonía de los colores y las formas en un contexto donde se reclama el natural buen gusto, según el criterio de la vivienda, o la ruptura en las formas y el colorido, ya que existen variadas posibilidades.

Hoy en día los más genuinos fabricantes de suelos hidráulicos dominan un amplio abanico de propuestas para que el más exigente pueda sentirse plenamente satisfecho.