El mosaico hidráulico puede ocupar sin lugar a dudas uno de los puestos más destacables de la decoración desde su aparición. En efecto, desde que llegara en el siglo XIX no ha parado de estar presente. Es por ello que como artesanos especialistas en el mosaico hidráulico desde Mosaics Torra queremos hablarte un poco más del mosaico hidráulico y su historia.

El arte del mosaico comenzó en Asiria, pasó por la antigua Grecia y por la Roma imperial y llegó hasta nuestros días con las concepciones artísticas y materiales de cada tiempo.

Historia del mosaico hidráulico por épocas

La “ciudad grande” de Nínive

Así llamada en el Libro de Jonás, en Nínive se encontraron los primeros vestigios de lo que después se desarrollaría como el arte del mosaico, unas paredes decoradas con trozos de piedra y arcilla.

De Grecia a Roma

El historiador Romano Plinio el Viejo da cuenta  de algunos de los mosaicos más bellos de la época helenística.

Uno de los más famosos es el que se conserva en la casa del Fauno de Pompeya,  que representa a Alejandro Magno combatiendo contra el rey de Persia, Darío III.  Está formado por cerca de millón y medio de teselas.

La decoración con mosaicos era tan común en la Roma imperial, que todo ciudadano con recursos encargaba varios para el embellecimiento de su residencia y de su villa de descanso.

El mosaico llega a España

El arte llegó a España con los romanos y se desarrolló por cuenta propia tras la caída del imperio.

Entre los más conocidos están El triunfo de Baco, descubierto en Zaragoza en 1908 y El sacrificio de Ifigenia, hallado en Gerona en el siglo XIX.

Modernismo

Con la llegada de la época del Modernismo, la baldosa hidráulica comienza a adquirir un nuevo protagonismo, hasta tal punto de que el mosaico hidráulico se convirtió en una pieza artística de gran valor, utilizado por importante diseñadores como en el caso de Antonio Gaudí.

Durante esta época primaban los diseños geométricos, florales y vegetales creando composiciones de lo más versátiles. Comenzaron a diseñarse baldosas hidráulicas con colorido, creando composiciones muy vistosas.

De los años 20 a los años 50

La baldosa hidráulica comenzó a cobrar un importante protagonismo durante le período que abarca desde los años 20 hasta los años 50. El estilo de baldosa hidráulica utilizado durante este período se caracterizaba por colores neutros con poco color, y diseños recargados con líneas entrelazadas entre sí principalmente. En los años 50 comenzó su declive, hasta comenzar a ganar terreno nuevamente en la época actual.

Sin embargo su máximo auge estuvo en los años 60, donde el uso de la baldosa hidráulica poblaba la gran mayoría de estancias.

La baldosa hidráulica en los 60

Si bien la baldosa hidráulica cuenta con muchos más años desde sus orígenes, lo cierto es que en los años 60 era uno de los pavimentos más utilizados en las casas. De hecho se convirtió en una de las tendencias decorativas de la época hasta entrados los años 70, y aún hoy pueden encontrarse baldosas de la época en antiguas casonas.

Existían diversas medidas de baldosas, sin embargo las más habituales eran las de 20 x 20. En cuanto a las formas más habituales de las baldosas hidráulicas de la época, éstas estaban formadas por diseños vegetales, geométricos e incluso florales.

La forma más habitual de colocar la baldosa hidráulica en los años 60 era a modo de alfombra, revistiendo todo el pavimento, y utilizando baldosas que sirvieran para forma una cenefa alrededor. Al contrario de lo que ocurre en la decoración con baldosa hidráulica moderna, el uso de ésta en paredes o encimeras no era habitual. Puedes ampliar más información sobre estos diseños desde el artículo alfombras con baldosas hidráulicas.

Mosaico hidráulico en la actualidad

Hoy día, las modernas baldosas hidráulicas permiten multitud de combinaciones, los tiempos han cambiado y se permiten diversos usos adaptados a estilos de decoración modernistas. Un ejemplo de ello es la decoración en encimeras, cabeceros o paredes. De lo que no hay duda es de que la baldosa hidráulica sigue siendo la gran protagonista de muchas estancias.

Torra es una empresa de Barcelona que ha dado continuidad en España a la milenaria cultura del mosaico y la baldosa.

Los métodos tradicionales de fabricación, unidos a la variedad de artísticos diseños, hacen de Torra  la opción ideal para realzar su casa o edificio con mosaicos y baldosas hidráulicas de alta calidad y belleza.

Consulte al departamento técnico de Torra para planificar sus diseños y confiera a su residencia, mall u oficina un artístico toque de distinción.

Mosaico hidráulico: apegado a Barcelona

Hablar del mosaico hidráulico y su historia es hablar de Barcelona. Este es uno de los elementos más característicos de la ciudad. Es de hecho parte fundamental de haber hecho de ella una de las ciudades más originales y genuinas del mundo. Así pues, hablar de Barcelona es hablar del mosaico hidráulico. Esto se debe a una de las figuras que eternamente quedarán asociadas a la Ciudad Condal: Gaudí. Así pues, hay que decir que, si bien en un primer momento el mosaico hidráulico hizo su aparición en Francia, pronto se extendió a otros territorios de Europa.

Como no podía ser de otra manera, terminó llegando a Barcelona y otras ciudades de España de las que hablaremos más adelante. Su auge inicial (y el que siempre le ha acompañado) se debe a varias características. Sin embargo, las principales podríamos decir que tienen que ver con que es un material barato que da muchísima personalidad. Aparte de ello tiene varias características que hicieron que se empleara igualmente en decoración de espacios interiores como en decoración de grandes espacios públicos.

mosaico hidráulico y su historia

Cómo Gaudí y otros hicieron grande al mosaico hidráulico

Los principios del mosaico hidráulico mostraron bien pronto las enormes posibilidades que este tenía. Los primeros diseños partían de una intención decorativa donde abundaban los diseños de mosaicos geométricos y florales. Fundamentalmente estaban pensados para las casas palacio del siglo XIX tan presentes en algunas ciudades de la geografía española como Vitoria, Sevilla o la misma Barcelona. Por añadido, en el caso de Sevilla fue el elemento protagonista del emblemático monumento de Plaza de España.

Naturalmente, también presentes en algunas ciudades de Francia o sus poblaciones rurales. Así pues, la intención inicial era hacer del mosaico hidráulico una pieza artesanal cuyo diseño diera la sensación de lucir como una colorida alfombra.

No fue hasta más tarde que algunos diseñadores empezaron a hacer sus propios diseños. Este punto es importante al hacer referencia al mosaico hidráulico y su historia, ya que explica en gran parte porqué esta pieza tuvo tanto éxito. Como hemos dicho, el mosaico hidráulico es una obra artesanal. Esto se debe a que nos da la posibilidad de hacer un diseño totalmente único. Básicamente el mosaico hidráulico permite cualquier diseño. Eso hizo que los diseñadores se animaran a probar sus propias combinaciones de colores, diseños y texturas.

Entre ellos, además de Domènech o Puig y Calafach debemos destacar los diseños de Gaudí. En concreto, los de este aún pueden encontrarse en el Paseo de Gracia así como en la casa Milà.

La impronta de Gaudí en la historia del mosaico hidráulico

Gaudí es el diseñador que hizo grande a Barcelona. Sus diseños inconfundibles han contribuido a dar a la ciudad ese genuino carácter. En efecto, aprovechó todo el potencial en cuanto a colorido y costes para dar un resultado espectacular a los distintos espacios. No podemos hablar del mosaico hidráulico y su historia dejando de lado la figura de Gaudí.

Y es que el mosaico hidráulico no sólo vale para revestir un espacio; más allá de eso vale para limitarlo y generar ambientes diferenciados sin necesidad de sumar muros u obstáculos. Eso hace que, junto con la infinita variedad de diseños distintos así como su bajo coste, el mosaico hidráulico haya sido uno de los materiales más empleados desde su aparición.

Tanto es así que por el camino ha dejado a otros materiales que han pasado de moda: maderas nobles, vidrio, vinilo, etc. Pase quien pase, independientemente del estilo que la moda de cada época marca, lo cierto es que el mosaico hidráulico encaja en todas y sigue aportando sus ventajas desde hace ya dos siglos.

Es por ello que desde Mosaics Torra queremos invitarte a conocer nuestro amplio catálogo. Como no podía ser de otra manera, primero de todo hemos querido incluir diseños propios del universo Gaudí. Por añadido, contamos con otras clases de diseños como los de la serie victoriana que te permitirán sacar el máximo partido a cualquier espacio. Decora con personalidad; con la tradición secular y fructífera del mosaico hidráulico.

La historia del mosaico en la Antigua Roma es la de una disciplina que se generalizó en las villaepalacios y centros termales. En este artículo hacemos referencia a los casos más habituales y explicamos cómo se aplica hoy esta técnica.

Historia del mosaico en Roma: villae, palacios y termas…[EXTRA]

Para determinar una historia del mosaico es conveniente decir que el mosaico no es de origen romano. Aunque ya existían técnicas rudimentarias en Súmer, fueron los griegos quienes lo perfeccionaron. De hecho, el vocablo mosaico proviene del griego mousaes (musas). La ocupación de Grecia por Roma en el siglo II AC supuso que muchos maestros se trasladasen a la metropoli, extendiendo la técnica. La condición de imperio de Roma favoreció su adopción en todo el territorio bajo su yugo. El suelo de mosaico fue una alternativa recurrente, pero también se utilizaba para paredestechos u otros motivos.

En las villae, los mosaicos se utilizaron como elemento de distinción social. Cuanto más compleja era la construcción y los motivos decorativos, mayor era el estatus del propietario. No hay que olvidar que esta técnica era compleja y requería una extracción de recursos y un tiempo de obras. Lo mismo sucedía con los palacios imperiales o de gobernadores.

Las termas eran el caso más característico de edificios públicos en los que se utilizaba esta decoración con mosaicos hidráulicos. Por supuesto, se priorizaban los motivos marinos y los dioses relacionados con el mar o el agua. No obstante, es cierto que la categoría de la estancia o la riqueza de la ciudad eran factores que influían.

2.xabier.abril .Classic Victorian Ref 190 300x225 - Historia del mosaico en la Antigua Roma

Técnicas utilizadas en la Antigua Roma

La técnica más común para configurar mosaicos era el opus tessellatum. La materia prima eran las teselas, guijarros que se conseguían en los ríos porque eran de varios colores. La condición es que tengan más de 4 milímetros. Posteriormente, había que colocarlas sobre una masa semilíquida para que se fijasen. Además de en los ríos, también era posible conseguir restos de roca calcárea o incluso mármol o granito. En cualquier caso, a medida que pasaron los años se perfeccionó la técnica y la búsqueda de teselas diferentes.

Otra opción era el opus vermiculatum, para casos con más detalle. Esto se debía a que las teselas eran más pequeñas y, normalmente, se traían desde el taller con la composición ya hecha para fijarlos. Cuando se utilizaba el opus vermiculatum, se priorizaban los diseños complejos. Por lo tanto, hay que indicar que estos solían ser diseños más caros si medíamos en metro cuadrado.

Para el suelo de mosaico se utilizaban ambas técnicas; una base de opus tessellatum y, para los detalles, se aplicaría el opus vermiculatum. Los factores más importantes eran el coste de fabricación y, por supuesto, los deseos del propietario. En cualquier caso, es importante señalar que, en la Antigua Roma, esta técnica era cara. Lo normal es que solo pudiesen acceder las familias pudientes o los municipios con muchos recursos. Esto se puede aplicar indistintamente en interior y exterior.

Cómo instalar hoy un suelo de mosaico

La instalación de un suelo de mosaico es hoy más sencilla gracias a la aparición de nuevas técnicas. La más importante es el mosaico hidráulico, instaurado a finales del siglo XIX. La utilización de esta prensa permite confeccionar mosaicos a un coste muy económico con moldes previos. La recuperación del mosaico hidráulico se extendió paralelamente al Modernismo, y el caso catalán es paradigmático. Hasta la década de 1930, esta técnica estaba generalizada en las ciudades del sur de Europa.

Tras una etapa de decadencia, en la década de 1990 se recuperó el mosaico hidráulico. Eso sí, hoy las condiciones son diferentes. No se trata solo de fabricar el mosaico, sino también de comercializarlo, encargarse de la instalación y del mantenimiento. En Mosaics Torra ofrecemos un servicio integral con la garantía que nos da nuestra experiencia y trabajar con clientes contrastados. Nos hemos especializado en todo el ciclo para aumentar el valor de la inversión que realices. De esta forma, conseguirás más por menos.

La historia del mosaico es la de la búsqueda de la perfección. Afortunadamente, hoy puedes conseguir resultados profesionales sin necesidad de comprometer tu presupuesto demasiado. Te animamos a que contactes con nosotros para tus mosaicos hidráulicos. Seguro que encontrarás algo a tu medida.

CATEGORÍAS RELACIONADAS

Baldosa hidráulica para baño

Azulejos hidráulicos

Baldosas para piscinas

Trencadís Barcelona

Baldosas de travertino

Línea de diseño Cóctel

Zócalo hidráulico

Línea Perimetral

Línea lisos

Línea Vanguard

Cenefas personalizadas