En España, pero sobre todo en la zona mediterránea, es frecuente ver viviendas con una terraza; una dependencia más de la casa que, en las épocas  del año en que el clima es más benigno, se convierte en un lugar donde se desarrolla parte de nuestra actividad, cenas, reuniones familiares o de amigos, etc. Un lugar de esparcimiento que gana en confortabilidad si hemos elegido adecuadamente las baldosas hidráulicas para la terraza.

Una baldosa hidráulica, que tenga un alto grado de impermeabilización en la cara externa para soportar los efectos de la lluvia e impedir las desagradables e incómodas filtraciones y que además sea antideslizante para evitar los peligrosos resbalones, sobre todo cuando hay niños y personas de edad avanzada, es ideal para revestir el suelo para la terraza.

Si a la elección de una baldosa que reúna estas cualidades, le añadimos una buena colocación y, bien guiarnos por nuestro buen gusto o dejarnos asesorar por los profesionales de Mosaics Torra  a la hora de decidirnos por color, tamaño y diseño de los dibujos si es el caso, el resultado que obtendremos será, sin duda, una terraza para disfrutarla con los nuestros, al margen de otras utilidades de uso que le demos.

La importancia del tratamiento de impermeabilización

Es obvio que un objetivo esencial en la colocación de baldosas hidráulicas de una terraza, es conseguir una impermeabilización óptima; en consecuencia el suelo hidráulico que elijamos, han de estar tratado con los métodos adecuados para conseguirla y colocado de forma óptima por personal especializado.

En coherencia con su filosofía empresarial, Mosaics Torra trabaja de forma eficaz, para ofrecer la mayor garantía posible a sus clientes.