ºEl uso del pavimento hidráulico se ha extendido de tal forma, que ya es posible encontrarlo en diversas estancias tanto en locales como en hogares particulares. Una correcta instalación así como la aplicación de los productos adecuados, le darán al pavimento hidráulico un aspecto mucho más duradero y aumentarán su vida útil. Es el caso del sellador, uno de los tratamientos clave para asegurar la protección de las baldosas

La protección de la baldosa hidráulica

A la hora de proceder a la instalación de baldosas hidráulicas es muy importante prestar atención a que cada una de las baldosas quede perfectamente alienada y nivelada. Sin embargo, tan importante es el proceso de instalación como el posterior tratamiento a seguir, que debe de incluir la aplicación de un sellador.

El sellador es una sustancia que contribuye a mejorar el aspecto de las baldosas hidráulicas, peor sobretodo mejora su protección de cara a la absorción de manchas difíciles, minimizando su porosidad, pero sin que se altere su aspecto original.

A la hora de aplicar el sellador es muy importante que la superficie esté completamente seca y limpia. La mejor forma de hacerlo es con ayuda de un rodillo o paletina de 20 cm., el cual permite acceder a lugares más complicados de forma más fácil. La clave para conseguir que el sellador cumpla con su función de proteger la baldosa hidráulica consiste en aplicar la medida exacta, ya que en caso de aplicar un exceso de producto podrían quedar manchas.

Cómo ultimo consejos cabe señalar que antes de aplicar el sellador conviene probar en un pequeño trozo de baldosa para observar la reacción. A partir de ahí podremos realizar el procedimiento de sellado con seguridad.