El retorno de las baldosas hidráulicas como complemento decorativo ha dado lugar a la llegada de nuevos diseños, cada uno de ellos con diferentes posibilidades decorativas. En función de la elección podremos adaptar la baldosa hidráulica a un tipo diferente de ambiente, consiguiendo resultados sorprendentes.

Una baldosa, un estilo

En primer lugar, una de las categorías de baldosas hidráulicas más utilizada en decoración es la tradicional. De hecho es uno de los estilos más valorados por los amantes de la decoración de estilo retro, sin embargo es muy importante tener en cuenta que este tipo de baldosa no se adapta muy bien a todos los ambientes, por lo que es importante tener en cuenta la combinación de colores y objetos decorativos.

Las baldosa hidráulicas con motivos florales, resultan muy prácticos para crear composiciones y combinar colores. Este tipo de baldosas son muy atrayentes y el resultado puede llegar a ser espectacular, siempre y cuando se integren a la perfección todas las tonalidades cromáticas.

Los motivos diagonales y geométricos, son uno de los clásicos de las baldosas hidráulicas, que a la vez mejor han sido reinventarse buscando colores y formas modernas. Es un estilo muy recomendado para aquellas personas a las que les gusta la perfección en las líneas, y se adaptan muy bien a ambientes modernos.

En el momento de elegir el tipo de baldosa hidráulica ideal para un tipo de estancia determinado, hay que tener en cuenta el tipo de ambiente que vamos a crear, de esta forma podremos adaptar las diversas categorías de baldosa existentes.