La elección de baldosas hidráulicas para el revestimientos de pisos es una de las opciones más utilizadas para dar un toque artístico y vintage a cualquier estancia. Su colocación no debe de ser complicada, siempre y cuando se sigan las recomendaciones necesarias para conseguir que queden con un acabado profesional.

Las claves de una buena colocación

En primer lugar, es necesario asegurarse de que la superficie sobre la cual se van a colocar las baldosas hidráulicas se encuentra perfectamente nivelada, seca y limpia. Una buena base es esencial para asegurar una correcta adherencia de la baldosa.

Para pegar las baldosas se utiliza el cemento cola, el cual debe de aplicarse cuidadosamente con un rastrillo provisto de dientes gruesos. El cemento cola debe de aplicarse tanto sobre la superficie sobre la que se colocarán las baldosas como por la parte inferior de cada una de ellas, lo que se le denomina «doble encolado»

A la hora de colocarlas, es importante tener en cuenta que debe de dejarse una pequeña junta de un grosor entre 1 y 2 milímetros.

Finalmente y una vez que ya hemos colocado cuidadosamente todas las baldosas sobre la superficie, hay que dejar que el cemento cola se seque varias horas. A continuación es muy importante limpiar la superficie con abundante agua,ésto ayudará a eliminar por completo la capa de polvo adherida a la superficie de las baldosas, con lo cual conseguiremos un acabado profesional, y una colocación duradera que nos permitirá disfrutar de la nueva estética de nuestra estancia.