El suelo de terracota son muy utilizadas para pisos gracias a su perdurabilidad, especialmente para espacios exteriores como patios o terrazas y para entradas. Siguiendo unos prácticos consejos es posible limpiar las baldosas de este material de forma fácil y con muy buenos resultados.

El primer paso previo a la limpieza de la baldosa de terracota es barrer el piso, para eliminar todo tipo de suciedad y residuos, incluyendo los rincones de difícil acceso. A continuación hay que asegurarse de contar con un producto especialmente fabricado para la limpieza de terracota, el cual debemos diluir en agua caliente, siguiendo los pasos del fabricante.

Limpieza de suelo terracota

suelo de terracota

Una vez que hemos preparado la solución limpiadora, debemos pasarla cuidadosamente por encima de las baldosas, insistiendo especialmente en las partes en las que haya más suciedad. Es importante eliminar estas manchas para conseguir un mejor acabado, por ello, en el caso de que la solución limpiadora no sea suficiente, debemos contar con un cepillo de cerdas con el cual presionaremos las manchas de forma circular.

Finalmente hay que dejar que el azulejo de terracota de tu piso se seque completamente antes de volver a pisarlo. Si es necesario que el piso se seque antes, es posible utilizar una toalla para secarlo completamente. De esta forma las baldosas de terracota se mantendrán limpias y ofrecerán un aspecto mucho más cuidado. Este proceso de limpieza puede realizarse de forma diaria, o bien una vez a la semana, el tiempo suficiente para que la limpieza perdure durante más tiempo.

CATEGORÍAS RELACIONADAS