Las baldosas atérmicas son una opción ideal para suelos de exterior, ya que no absorben ni el calor que les llega de los rayos de sol, ni el frío en los meses de invierno, por tanto permiten mantener una temperatura neutral, aportando un plus de confort al suelo de terrazas o piscinas.

Las pisos atérmicos para piscinas, al no conservar la temperatura, hacen que sea la elección adecuada especialmente para espacios abiertos como ocurre en el caso de las piscinas. Esta característica hace que se conviertan en baldosas mucho más seguras y cómodas . Por otro lado cuentan con la particularidad de ser antideslizantes, evitando cualquier tipo de resbalón, una característica muy útil en el caso de personas mayores o niños, así como quemaduras derivadas del excesivo calor que muchas otras baldosas desprenden y que puede llegar  a ser muy peligroso.

Variedad de tamaños y formas de cerámica atérmica

cerámica atérmica

Es posible encontrar el mosaico hidráulico atérmico en multitud de tamaños y formas de todo tipo, por lo que incorporarlas al estilo de decoración elegida resulta muy fácil. Generalmente están fabricadas con lava volcánica y cemento, lo cual les confiere un ligero color blanquecino muy estético.

Las baldosas atérmicas para bordes de piscinas, tienen además otro tipo de usos, además de los especificados para espacios exteriores, tales como vestuarios, solariums, spas… Se trata, en definitiva, de una solución práctica, estética y muy acertada que además de asegurar toda la seguridad necesaria para evitar caídas o resbalones innecesarios, suponen una alternativa innovadora para lucir espacios exteriores y de cualquier otro tipo con las técnicas más innovadoras del mercado.

CATEGORÍAS RELACIONADAS

¿Cómo limpiar baldosas hidráulicas?

Uso de suelo poroso

Historia del Panot de Barcelona