Desde su surgimiento, la baldosa hidráulica ha sido protagonista en el revestimiento de pavimentos de grandes casas, sobretodo en salones y recibidores. La combinación de sus enrevesadas formas geométricas daba lugar a un tapiz lleno de líneas y colores que le daban a la estancia un estilo único. Hoy día el uso de la baldosa hidráulica ha adquirido nuevos usos, entre ellos su presencia en cuartos infantiles.

Nuevas formas y colores

Desde su surgimiento hasta el día de hoy, el diseño de la baldosa hidráulica ha ido evolucionando hasta ofrecer una amplia gama de formas y colores tendentes a los estilos decorativos más actuales. Así, hoy día es mucho más fácil adaptarlos a estancias que tradicionalmente no entraban dentro del uso de la baldosa hidráulica, como por ejemplo los cuartos infantiles.

El nuevo diseño de baldosas hidráulicas se decanta por líneas menos recargadas, formas geométricas más simples y colores alegres, ideales para alegrar los cuartos de los niños.

Otra de las ventajas que ofrece el uso de la baldosa hidráulica en cuartos infantiles es su extraordinaria durabilidad al uso diario, el tránsito, y el paso del tiempo. Esto, unido a su facilidad de mantenimiento, la convierten en una de las opciones más recomendables para su uso en este tipo de estancias.

Si por el contrario prefieres darle un toque más cálido, nada mejor que combinar la baldosa hidráulica con suelo de madera, el resultado será una estancia acogedora, que combinará a la perfección con colores en tonos neutros o pastel.