La baldosa hidráulica ha ido adquiriendo con el paso del tiempo diversas formas y colores que se adaptan a estilos de todo tipo. Uno de los más apreciados son las baldosas hidráulicas de inspiración marroquí, que combinan formas y colores que le darán a cualquier estancia un toque especial.

Armonía geométrica

Las baldosas hidráulicas para decoración de inspiración marroquí se caracterizan especialmente por formas geométricas complejas que combinan a la perfección unas con otras como si se tratara de la creación de un inmenso puzzle. De esta forma consiguen crearse revestimientos muy llamativos y de gran belleza visual. Los colores dorados combinan a la perfección con tonalidades vibrantes que consiguen dar un aire exótico a cualquier estancia.

Uno de los colores destacados en la utilización de baldosas hidráulicas de inspiración marroquí es el azul, una tonalidad de claras influencias venidas del Mediterráneo que consiguen un efecto espectacular.

Por otro lado, la combinación de colores tierra junto con le verde esmeralda, el rojo púrpura o el naranja, consiguen crear ambientes muy acogedores, y muy típicos de las estancias árabes.

La baldosa hidráulica sigue siendo hoy día uno de los revestimientos más utilizados en la decoración de estilo marroquí, las cuales se usan tanto para pavimentos como para decorar paredes. Por otro lado, la creación de alfombras con baldosa hidráulica es otra de las formas decorativas más usuales para dar un toque árabe a cualquier estancia, combinando formas geométricas de todo tipo. Una apuesta segura para conseguir un estilo lleno de personalidad y carácter.