Las baldosas hidráulicas han recuperado poco a poco el esplendor que las caracterizó en los años 60, momento en el que alcanzaron su mayor protagonismo como elemento decorativo. Hoy día han vuelto a convertirse en protagonistas de la decoración de interior y en todo un reclamo para los amantes del estilo retro.

Material de las baldosas hidráulicas

Las baldosas hidráulicas se distinguen del resto por el material en el cual han sido fabricadas, concretamente están hechas de cemento prensado, y aún hoy día siguen conservando el mismo estilo tradicional a la hora de crearlas.

Resistencia

Una de las principales ventajas que ofrecen este tipo de baldosas es la posibilidad de utilizarlas tanto en ambientes de interior como de exterior, gracias a la durabilidad del material en el que se fabrican.

Aire retro

Si hay algo que caracteriza a las baldosas hidráulicas es su aire retro, que consigue transformar por completo cualquier estancia, sea cual sea su estilo decorativo.

Versatilidad

La baldosa hidráulica combina a la perfección con muebles de otros estilos, ya sea de tipo industrial, vintage, o modernos, consiguiendo contrastes cargados de personalidad. Además resulta ideal para resaltar espacios determinados como por ejemplo el hall de la entrada.

Fácil mantenimiento

Otra de las ventajas de utilizar baldosa hidráulica en decoración es la facilidad con la que recuperan todo su esplendor, gracias a un mantenimiento sencillo que no requiere de productos caros ni costosos tratamientos. De ahí que cada vez se más utilizada en lugares donde el tránsito es constante, como en edificios públicos, tiendas e incluso bares y restaurantes.