El mosaico hidráulico ha vuelto con fuerza. Y es que tras haber sido uno de los estilos decorativos más utilizados en los años 60 y 70, la baldosa hidráulica se ha convertido de nuevo en uno de los estilos más demandados para todo tipo de estancias. Además del efecto vintage que aportan, las baldosas hidráulicas cuentan con una serie de ventajas que conviene conocer.

1. Resistencia

Las baldosas hidráulicas son uno de los materiales más resistentes que existen. Es por ello que son perfectas para utilizar tanto en interiores como exteriores, así como para estancias en las que hay mucho tránsito.

2. Diseños exclusivos

Cada baldosa hidráulica pasa por un proceso de producción que las convierten en piezas únicas. Esto le aporta un valor aún más importante a este material, el cual aún conserva el proceso de fabricación que se seguía hace años.

3. Amplia versatilidad

La baldosa hidráulica admite prácticamente cualquier tipo de combinación. Junto con la madera o el mármol consigue crear un efecto muy atractivo visualmente. Además es posible colocarla tanto en pavimentos como en paredes, e incluso en muebles. Y sobretodo es posible utilizarla en todo tipo de estancias ya sea en dormitorios, salones terrazas, cocinas e incluso cuartos de baño.

4. Variedad de estilos

Otra de las ventajas que ofrece la baldosa hidráulica es la amplia variedad de estilos entre los cuales siempre es posible encontrar la baldosa hidráulica adecuada. Estampado geométricos, diseños bicolor, líneas, flores… las posibilidades y colores permiten que cada tipo de baldosa consiga adaptarse a cualquier estilo de decoración.