Los mosaicos hidraulicos no son únicamente materiales para paredes y pisos. Su variedad de estilos permite utilizarlos en numerosos lugares del hogar, dando un toque especial y decorativo en cada uno de estos espacios. Siempre podemos personalizar cualquier rincón.

Cada espacio, su mosaico

Entrada:  Ofrecer un sitio cálido y con estilo es posible sólo con la utilización de vistosos suelos hidráulicos, tanto en el piso como en la pared. Al utilizarse en pisos, permite delimitar el espacio, y en paredes se puede jugar con el diseño y crear murales, sin necesidad de colocar los mosaicos en la totalidad de la pared.

 

Decoración en paredes: igual que en el recibidor, los mosaicos como decoración puede hacerse en cualquier parte del hogar. Una opción es la simulación de cuadros, que gracias al estilo diferente de las baldosas hidráulicas, permite crear diseños retro o modernos. Es mejor hacerlo sobre una pared de un solo color, para que puedan destacarse.

 

Cuarto de niños: si bien suele asociarse al mosaico con un estilo antiguo, su resurgimiento vino acompañado de todo tipo de diseños. Además la posibilidad de realizar mosaicos hidráulicos personalizados, permite su adaptación en cualquier lugar. Por ejemplo, en el cuarto de los niños donde pueden combinarse mosaicos estampados en el piso y lograr un estilo divertido y adaptado a los más pequeños.

 

Escaleras: suelen ser un sector olvidado del hogar no en lo estructural, sino en lo que respecta al diseño. Para renovar una escalera y darle un estilo sofisticado, una excelente opción son las baldosas hidráulicas. La ubicación y forma de las escaleras permite jugar con los colores y diseños. Se pueden utilizar mosaicos para la totalidad de las escaleras o bien sólo para los bordes. Cualquier elección puede transformarlas y resaltar este elemento del hogar a veces olvidado.